IURI LOTMAN SEMIOTICA DE LA CULTURA PDF

.

Author:Vugami Dasar
Country:Liechtenstein
Language:English (Spanish)
Genre:Health and Food
Published (Last):22 April 2008
Pages:28
PDF File Size:6.21 Mb
ePub File Size:7.62 Mb
ISBN:545-3-24737-117-9
Downloads:71549
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zulusho



La semitica de la cultura Este texto pretende definir y poner en relacin una serie de conceptos bsicos que posibiliten el ingreso a la semitica de la cultura elaborada por Yuri Lotman y otros miembros de la llamada Escuela de Tartu. Se trata de una tarea ardua y sistemtica emprendida con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial y hasta la actualidad, y que ha tomado vida a travs de una infinidad de libros y otras publicaciones individuales y colectivas.

La influencia de esta corriente ha sido intermitente en los mbitos especializados de habla castellana a lo largo de las tres ltimas dcadas.

Como ha ocurrido en otros casos se trat de un arribo indirecto puesto que se bas en una primera instancia ms en las traducciones y la versin mediada y comentada de los autores europeos, principalmente franceses, que en una lectura directa de sus obras.

Para algunos investigadores del mundo de habla hispana la teora lotmaniana ya haba sido anticipada por las corrientes formalista y estructuralista, en su ms amplia calificacin, razn por la cual no encontraron en ella novedad alguna ms all del atractivo de algn concepto, razn por la cual suelen agregar a los cursos que dictan algunas menciones a Lotman pero no le brindan un desarrollo importante o cierta centralidad en el dictado de las clases, la compilacin de artculos con fines pedaggicos o los manuales especializados en el rea.

Para otros, por el contrario, el inters de la propuesta de Lotman est en que ofrece una luz diferente y un aporte interesante para completar las figuras de ese rompecabezas intelectual e imprescindible para la comprensin de las grandes lneas que guan las transformaciones que sacudieron a las ciencias sociales desde comienzos del siglo XX.

La frtil figura terica que han ido trazando los formalistas rusos, Mijail Bajtn y Valentn Voloshinov, estructuralistas y posestructuralistas, Ferdinand de Saussure, Charles Peirce y las tradiciones semiolgica y semitica a las que supieron dar vida. Los conceptos centrales que vertebran esta exposicin son: Semitica Cultura Semiosfera Sistema modelizante primario y secundario Lenguaje Texto Lmite o frontera Filtro Explosin El objetivo es ir integrando este reducido lxico de manera tal que, en el juego de definiciones y relaciones, queden expuestos de manera clara los que se consideran aspectos centrales de la teora lotmaniana.

Es innecesario mencionar que hay muchos elementos importantes de la obra lotmaniana que no se tienen en cuenta a los fines de esta exposicin, as como tambin que el apartado inicial est dedicado a contextualizar, biogrfica y acadmicamente, su personalidad y obra. En cuanto a los ejemplos utilizados se ha preferido en casi todos los casos que provengan de la literatura y el arte, algo sencillo de hacer teniendo en cuenta la propia inclinacin de Lotman pero que obliga a dejar de lado algunos de sus anlisis concretos verdaderamente estimulantes, como los que supo dedicar al estudio de la moda o el cine, por ejemplo.

La Escuela de Tartu Segn han podido documentar los historiadores las universidades consideradas en un sentido general ya existan en las antiguas civilizaciones. Por ejemplo en el Imperio Chino est probada la existencia de una Escuela Superior Imperial que existi ms de veinte siglos antes de la era cristiana.

En Pakistn, la Universidad de Takshashila, en la ciudad de Taxila, entregaba ya a sus egresados un ttulo universitario hacia el siglo VII antes de Cristo; la Universidad de Nahalanda, constituida en la ciudad de Bihar, India, otorgaba tambin diplomas y haba organizado estudios de posgrado slo dos siglos ms tarde.

Ms conocido es el caso de la Academia establecida por Platn en el siglo IV a. Persas y rabes parecen haber sido los iniciadores de la universidad estimada ya ms en un sentido moderno, all entre los siglos IV y V. Tres centurias ms tarde la Escuela de Gondishapur es transportada a la ciudad de Bagdad y all se reorganiza como el Bayt al Hikma, es decir Casa de la sabidura.

Sus investigadores se dedicaron principalmente a traducir las obras cientficas de mdicos y filsofos griegos como Aristteles, Galeno e Hipcrates, entre otros muchos.

Una tarea sin la cual jams el hombre contemporneo habra tomado contacto con aquellos pensadores. En el territorio europeo, los rabes fueron los encargados de fundar las primeras universidades con caractersticas modernas entindase por tal adjetivo basadas en un estudio riguroso y sistematizado, la realizacin de trabajo experimental, creacin de bibliotecas y gabinetes cientficos, etc.

En el siglo X el Califato de Crdoba, en el actual territorio espaol, edit cientos de libros especializados. La creacin de la Universidad de Bologna, finalmente, hacia fines del siglo XI, marca el momento en que las llamadas casas de altos estudios van a comenzar a brotar y fortalecerse a lo largo y lo ancho de todo el continente. En la Edad Media occidental el trmino proveniente del latn universitas se usaba al comienzo para designar a las corporaciones de oficios, los gremios de maestros y discpulos en torno a los cuales se organizaba y garantizaba la pervivencia de una determinada profesin: universidad de los carpinteros, universidad de los herreros, universidad de los panaderos, y as siguiendo.

Nada haba entonces de exclusivo, ningn aura de prestigio particular fue invocada cuando comenz a usarse para designar a la comunidad de profesores y estudiantes. Aunque con el tiempo, ya se sabe, y en la medida en que la distincin entre trabajo manual y trabajo intelectual tambin tomara las caractersticas modernas propias de su divisin bajo el capitalismo, la palabra se ira cargando de otras resonancias.

Junto con la expansin del modo de produccin capitalista desde Europa hacia todo el mundo, junto con barcos, caones y mercancas, se desparramaron las instituciones universitarias. Si bien en diversas regiones, de Europa y fuera de ella, pueden reconocerse distinto tipo de universidades, a grandes rasgos se podra decir que hay una suerte de modelo nico que las ana, y que tanto ms tiende a homogeneizar al conjunto cuanto ms prximo a la actualidad se est.

La Universidad de Tartu es una institucin clsica de estudios superiores que se encuentra ubicada en la ciudad del mismo nombre, en Estonia. Los habitantes de esa regin de hecho la consideraron desde siempre la universidad nacional de aquel pas. Fue fundada en por el rey sueco Gustavo Adolfo, y a lo largo de las dcadas han ido variando sus apelativos oficiales -que inici el de Academia Gustaviana- en relacin con los diversos ciclos histricos y eventos polticos que sacudieron esos territorios asiticos.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, mientras en la Argentina y el resto de la Amrica latina se hacan sentir los sacudones que la Reforma Universitaria trajo consigo, hacia la Universidad de Tartu se converta en una institucin legalmente estoniana.

Cuando en se firm el famoso tratado Molotov-Ribbentrop, alentado por los gobiernos que comandaban Jos Stalin y Adolf Hitler, la letra del acuerdo determin que la universidad se integraba al sistema educativo de la Unin Sovitica, pero igualmente, entre y , sufri la ocupacin alemana y se la designaba por entonces y a los fines burocrticos con el nombre de Dorpat.

Entre y , es decir a lo largo del perodo sovitico, se convirti en la Universidad de Tartu y luego, hasta , en la Universidad Estatal de Tartu. La principal lengua de instruccin que en ella se utilizaba era el estoniano, aunque el ruso apareca de manera tambin frecuente en diversos cursos, as como partes de la currcula de estudios propia de Rusia.

La independencia total se produjo en , aun cuando al parecer todava se siguen dictando algunas materias en lengua rusa. A partir de entonces la Universidad de Tartu ha buscado aggiornarse estructural y organizativamente sobre la base de los modelos de los pases escandinavos, Alemania y los Estados Unidos.

Siguiendo este camino en la ltima dcada la Universidad de Tartu ha intentado acojerse a los lineamientos del llamado Plan o Acuerdo de Bologna, el que han suscripto las principales universidades europeas que buscan fuentes de financiamiento alternativas y, segn dicen, una mejor adaptacin con las necesidades cambiantes del mundo posindustrializado Necesidades en las que insisten, aun cuando ha sido repetidamente sealado y denunciado tanto por los centros y federaciones de estudiantes como por las gremiales que agrupan a los docentes que en realidad lo que se busca es liquidar la enseanza estatal gratuita para quitar ese peso presupuestario a los Estados y que puedan dirigir sus recursos financieros hacia otros fines, arancelar los estudios superiores sobre todo a partir del nivel de los posgrados y someter los planes de estudio a los requerimientos de las grandes corporaciones nacionales y multinacionales con excusa de proporcionar salidas laborales inmediatas.

As, la Universidad de Tartu se ha dado en su perodo de vida ms reciente una poltica de mayor centralizacin de gestin y funcionamiento, a la vez que ha impulsado una fuerte reforma de los planes de estudios en el sentido anteriormente mencionado. En fin, no se trata de algo que los profesores y estudiantes universitarios argentinos desconozcan. Yuri Lotman, algunos datos biogrficos Yuri Mikhailovich Lotman naci en en Petrogrado, Rusia, y muri el 28 de octubre de en Tartu, siendo miembro prominente de la Academia de Ciencias de Estonia.

Sigui estudios de lengua y literatura en la Universidad de Leningrado, y el dato no es menor dado que permite ver hasta qu punto en su formacin pes la teora de la escuela formalista rusa. De hecho tuvo como profesor de Folclore al clebre autor de la Morfologa del cuento, Vladimir Propp; asisti tambin a los cursos que dictaban Boris Eichenbaum y Boris Tomashevski. Es decir que su formacin superior supo abrevar en esa rica, compleja, polmica, vertiginosa y fugaz etapa de la vida intelectual que naci al calor de la revolucin bolchevique y se tens con el fenmeno de las vanguardias estticas que atravesaba las diversas artes, desde la poesa y el cine hasta el teatro, la msica, la danza y la plstica.

Se trat de un combate que en el interior de las universidades fue generacional y a la vez empujado por la bsqueda, con el sesgo de la fuerte y victoriosa impronta marxista, de revisar el conjunto de las certidumbres que hasta ese momento haban acompaado a las ciencias del hombre. Es decir, la revisin profunda de los contenidos de las carreras universitarias, las metodologas de trabajo, las reas que se privilegiaban y aquellas otras postergadas o inexistentes y necesarias, etctera; un poco ms all: la reformulacin completa del sistema educativo y cientfico nacional.

Sobre el final de la dcada del veinte la censura estalinista llegar para sofocar la hoguera. En el comienzo del texto El fenmeno del arte Cultura y explosin. Lo previsible y lo imprevisible en los procesos de cambio social, Madrid, Gedisa, se puede leer lo siguiente: La filosofa positivista del siglo XIX, por un lado, y la esttica hegeliana, por el otro, afirmaron en nuestro conocimiento una concepcin del arte como reflejo de la realidad.

Simultneamente, las variadas concepciones neorromnticas simbolistas y decadentes propagaron la visin del arte como algo opuesto a la vida. Esta oposicin se encarn en la anttesis entre la libertad de la creacin y la servidumbre de la realidad. Ambas concepciones no pueden ser denominadas ni verdaderas ni falsas.

Ambas aslan y conducen hasta lo imposible en la vida del maximalismo a esas tendencias que estn indisolublemente unidas en el arte real. En principio el arte crea un nuevo nivel de realidad, que se diferencia de la realidad misma por una intensa ampliacin de la libertad. La libertad se introduce en aquellas esferas que en la realidad carecen de ella. Lo que est sin alternativa consigue una alternativa.

De ah se deriva un crecimiento de las valoraciones ticas en el arte. Precisamente gracias a su mayor libertad, el arte se encontrara fuera de la moral. El arte hace posible no slo lo prohibido, sino tambin lo imposible.

Por eso, respecto a la realidad, el arte se presenta como un espacio de libertad. Pero esa misma sensacin de libertad comprende al observador que dirige su mirada al arte desde la realidad.

Por eso, el espacio del arte siempre incluye un sentimiento de extraamiento. Y esto introduce inevitablemente un mecanismo de valoracin tica.

Esta misma resolucin, con la que la esttica niega la inevitabilidad de una lectura tica del arte, esa misma energa que se consume en demostraciones semejantes, es el mejor apoyo a su intangibilidad.

Lo tico y lo esttico son opuestos e indivisibles como los dos polos del arte. Como se ve, las ideas en las que insiste la ltima publicacin de Lotman son cercanas a las elaboradas incluso por el ms joven Vctor Sklovski, aquel que hacia escribi el famoso artculo El arte como artificio, casi una declaracin de principios de la escuela formalista, donde la autonoma esttica, la libertad creativa, el extraamiento con que se recogen en la mirada los objetos y asuntos del mundo y la definicin tica se complementan.

Claro no es ste el nico componente y su relacin, disputa e integracin con otras dimensiones conceptuales es lo que caracteriza a la teora lotmaniana considerada en su totalidad. Despus de la interrupcin de la guerra Lotman se gradu con las mejores calificaciones pero, segn cuentan algunos historiadores, su origen judo y los particulares criterios de seleccin impuestos por la ortodoxia que se haba apoderado de las universidades le impidieron cursar el doctorado en la misma institucin en la que se haba recibido, razn que lo empuj finalmente a alejarse de ella.

Entre y , inmediatamente despus de su llegada a Estonia, Lotman comenz a trabajar en el Departamento de Lengua y Literatura Rusas de la Universidad de Tartu, del cual finalmente se convertira en director.

Este trabajo conjunto dio vida a una original semitica de la cultura, la cual encontr como principal caja de resonancia la revista Estudios sobre los Sistemas de Signos, que comenz a ser publicada por la imprenta de la Universidad de Tartu en y por lo tanto tiene el mrito de ser la publicacin estable y regular sobre semitica ms vieja del planeta. Sus ms importantes anlisis sobre la literatura rusa Lotman los dedic a Alexander Pushkin y su obra.

Hacia fines de la dcada del cincuenta se publica la serie Trabajos sobre filologa rusa y eslava, como parte de la poltica de ediciones de la Universidad de Tartu; varios de sus estudios sobre la historia literaria de Rusia aparecern en dicha coleccin.

En su tarea docente Lotman dicta por entonces un curso sobre potica estructural, a lo largo de cuyas clases comienza a delinear lo que denominar el mtodo semitico-estructural para la investigacin literaria y artstica. Para sintetizar esta perspectiva redact un trabajo breve llamado Lecciones de potica estructural, que recin se publicara en Lo que resulta evidente, ms all de cualquier otra discusin al respecto, es que la lnea de las investigaciones seguidas por Lotman se diferencia busca diferenciarse, se podra enfatizar del espritu oficial impulsado en el campo de las humanidades durante esa poca la vida de Lotman coincide casi da a da con el desarrollo de la experiencia sovitica, y en particular con su etapa estalinista.

En la dcada que transcurre entre y Lotman es uno de los organizadores ms entusiastas de las cinco escuelas de verano, jornadas de intercambio acadmico dedicadas a debatir sobre los sistemas secundarios de modelizacin, que tienen lugar en la universidad y la ciudad de Tartu.

Formaron parte de esos encuentros psiclogos, bilogos, fillogos, matemticos y filsofos, y resulta bastante evidente que adems de las discusiones y las ponencias en torno a la modernizacin de los mtodos de las ciencias exactas y de las humanidades, los protocolos de investigacin, los aspectos pedaggicos y los tericos generales, la actualizacin disciplinaria, se trataba de dar cuerpo a una iniciativa poltica consecuente.

Con qu intencin? Pues, en primer lugar y casi exclusivamente, se buscaba propugnar y garantizar la libre expresin para el sector de los intelectuales y artistas. En esas reuniones naci en realidad lo que desde entonces se conoce como Escuela Semitica de Tartu o, ms correctamente, de Tartu-Mosc. Quizs los historiadores en poltica contempornea puedan relacionar ese movimiento de relativa contestacin con otros que se llevaban en esos aos adelante en varias ciudades de la Unin Sovitica y en diversas localidades de las naciones que conformaban la Europa del Este.

Son por dems conocidos al respecto los sucesos acaecidos en Hungra, Checoslovaquia, Yugoslavia y Polonia, y en todos los casos en las protestas contra la poltica oficial que se dictaba desde Mosc ocuparon un lugar destacado, no nico ni predominante, los sectores de artistas e intelectuales, los estudiantes y la juventud en general.

Al igual que ocurre con los formalistas rusos y con obras como las de Mijal Bajtn y Valentn Voloshinov, Lotman tambin ha intervenido cuidadosamente en torno a las cuestiones del marxismo. No desde el punto de vista de la poltica prctica o de la teora revolucionaria pero s en cuanto, como antes se mencion, fue parte de su intento mostrar cmo los desafos provocadores, desde el punto de vista filosfico y cientfico, lanzados por Karl Marx haban terminado siendo disecados por los seguidores acadmicos de la doctrina estalinista.

Una suerte de mecnica argumentativa del bmeran que intenta encontrar un lugar en el marco de la censura y la represin estatal: demostrar a los que se dicen marxistas que en realidad Marx dice lo contrario que lo que ellos afirman. A Lotman le molestaba sobremanera que la simple mencin de trminos como formalismo o estructura generaran reacciones acusatorias, las cuales juzgaba que en el fondo estaban llenas de ignorancia e infantilismo aunque podan determinar el desbarranque de una carrera acadmica, la prdida del trabajo y la persecucin.

Pero sobre todo lo incomodaba el hecho de que esa doctrina oficial fuera en realidad lo contrario que predicaba ser, es decir ofreca como cientfica la aseveracin anticientfica de que en las ciencias sociales, a partir de ciertas cuestiones que el marxismo haba percibido en lo profundo de las sociedades humanas, no haba nada por agregar y slo quedaba por lo tanto el acatamiento hacia ciertos principios que se suponan claros pero que en verdad nadie saba bien en qu consistan, y que por lo tanto se podan acomodar segn las circunstancias de coyuntura dispusieran conveniente.

Por supuesto que el cumplimiento de un mandato fundado en la idea de que se ha alcanzado la meta en la accin del conocer supondra que la ciencia debe detenerse ya: el conocimiento del hombre ha alcanzado su objetivo de plenitud y puede dedicarse ahora a descansar para siempre. Era claro para Lotman, como lo es para cualquiera, que siguiendo una lgica de ese tipo se termina ofreciendo como triunfo de la razn humana lo que en realidad es su certificado de defuncin.

Para demostrar que las ciencias del hombre, como toda ciencia, puede ser consideradas como una tendencia hacia la bsqueda de verdades fuertes y absolutas sas que en la mencin de Marx se encuentran en los axiomas de la matemtica , pero que se trata de un movimiento -y es fundamental comprender su naturaleza-, un direccionalidad que no puede detenerse, puesto que fuga hacia un lmite que es el de su infinitud, la necesidad del movimiento cientfico constante, Lotman escribi en un inicio bien polmico: Cada mtodo cientfico tiene una base gnoseolgica.

Se debe tocar esta cuestin aunque no sea ms que por el hecho de que a los estructuralistas ya se los ha inculpado tanto de mecanicismo -de reduccin de lo esttico a lo matemtico-, como de relativismo y de todos los pecados mortales filosficos. Puesto que el estilo del ataque determina tambin el estilo de la defensa, me atrevo a recordarles a mis opositores una cita. Paul Lafargue anot una declaracin sumamente interesante de K. Marx sobre la teora del conocimiento cientfico: En la matemtica superior, l K.

Marx -Iu. Asimismo, consideraba que la ciencia slo alcanza la perfeccin cuando logra utilizar la matemtica. Dan ganas de preguntarles a los que en la apelacin a los mtodos matemticos ven slo un camino hacia el formalismo y el mecanicismo: cmo acogen esa declaracin?

Todos los adversarios del estructuralismo los que se han expresado hasta ahora en la prensa pertenecen al partido cientfico de los satisfechos. Estn convencidos de que en el terreno de las ciencias humanas y de su metodologa todo est en orden, la perfeccin ya ha sido alcanzada y slo queda cuidar de ella.

Y en lo que respecta a las bsquedas de nuevos caminos, hasta el ms benigno, V. Kzhinov, se figura as las cosas: no hay mal en que las cabezas locas formen embrollos; que lleguen al ncleo indisoluble, toquen a su puerta y se vayan a casita, de todos modos tienen que regresar a la metodologa tradicional".

EVX180B PDF

Lotman y la semiótica semiótica de la cultura

.

JFIRE MANUAL 2012 PDF

Semiosfera

.

AKG CGN 99 H L PDF

Yuri Lotman

.

BLOOD PACT TANYA HUFF PDF

Lotman y la semiótica semiótica de la cultura

.

Related Articles