CAMBACERES SIN RUMBO PDF

Biography[ edit ] Cambaceres was born and died in Buenos Aires. He was the son of a French chemist father who immigrated to Argentina in and a mother native to Buenos Aires. Cambaceres went to secondary school at the Colegio Nacional Central and then went on to receive a law degree from the Universidad de Buenos Aires. However, his denunciations of fraud within his own party led to his downfall, and although he was re-elected to the legislature in he soon resigned his post and left public life to devote himself to literature. From his career as a liberal politician, perhaps his most important contribution was a controversial tract in a local magazine advocating the separation of Church and State that was quite polemic at the time.

Author:Yozshugrel Moogushicage
Country:Swaziland
Language:English (Spanish)
Genre:Health and Food
Published (Last):8 October 2005
Pages:345
PDF File Size:20.7 Mb
ePub File Size:16.21 Mb
ISBN:853-7-37017-206-9
Downloads:98039
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Vit



Acababa de trenzarse el pelo largo y grueso, con reflejos azules como el pecho de los renegridos. Y en la actitud avarienta del que teme que se le escape la presa, arqueado el cuerpo, baja la cabeza, las manos crispadas, un instante se detuvo a contemplarla. Ella, pasmada, absorta, sin atinar siquiera a defenderse, acaso obedeciendo a la voz misteriosa del instinto, subyugada a pesar suyo por el ciego ascendiente de la carne, en el contacto de ese otro cuerpo de hombre, como una masa inerte se entregaba.

De pronto, un deseo violento de salir, de andar, una fiebre, un furor de movimiento lo asaltaba. El hecho se celebraba.

Los muchachos, en ronda, agarrados de las manos, saltaban gritando. Los caballos atados a los postes de las veredas, asustados, se sentaban, reventaban los cabestros y las riendas.

De vez en cuando, un carricoche pasaba sonando con un ruido de matraca. Las mujeres, hechas un cuero de escuerzo enojado, de a dos, de a tres, iban entrando. Todo en ellas juraba, blasfemeaba de verse junto, desde el terciopelo y la seda hasta el percal. La campana, rajada, con voz de vieja llamaba a misa.

Una cosa, carne, ni alguien siquiera. Era cerca del rancho de Donata. Pero Gaucho no le ladraba ya; era su amigo ahora. Hombre no me parece mala la idea A no ser que tu virgen sea una virgen tramposa, capaz de robarte la plata. Creo que tu virgen puede darse ya por satisfecha. A oscuras, quiso dormir; imposible. Repentinos tufos de calor le abrazaban la cara, la cabeza. Atados al palenque, los caballos ensillados relinchaban. Ya iba siendo hora; se alcanzaba a ver el lucero.

El campo estremecido temblaba sordamente, como tronando lejos. A eso de las seis, los animales paraban en el rodeo.

Pronto todo ya, se dio comienzo al trabajo. Los cuatro de a caballo sacaban de entre la hacienda, recostada contra la palizada del corral, otros tantos terneros enlazados.

Los de a pie, echando berija, los pialaban y, cuando del cimbronazo no alcanzaban a darlos contra el suelo, prendidos de la cola los volteaban a tirones. Un toro hosco, morrudo y bien armado, se mostraba, sobre todos, emperrado, recalcitrante.

Este, furioso, se le fue encima, llegando a peinar de un bote la cola del caballo. Es esta la segunda vez que tratas de madrugarme, canalla Era a principios de Mayo.

Sobre todo, si me voy, no es para no volver Mi hijita, te equivocas Entretanto, te lo repito, puedes estar tranquila, que yo no te he de dejar desamparada. Tiempo perdido. Todo en la escena estaba dispuesto. Vagamente, en la penumbra, el angosto y profundo coliseo despertaba la idea de una boca de monstruo, abierta, enorme.

Luego, sacudiendo la mano de su interlocutor.

BACKYARDEOS MANUAL PDF

Sin rumbo di Eugenio Cambaceres

.

ANNA CAMPBELL CLAIMING THE COURTESAN PDF

Eugenio Cambaceres

.

Related Articles